Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar con su visita, usted acepta el uso de cookies y nuestra política de privacidad. Acepto

okatt

29 Abril 2016

Entrevista a Javier Inchaurza

Lugar: Donostia - San Sebastian
Hora: A lo largo de la mañana
Tiempo: Frío y sol. El verano a la vista...


¿Cómo te llamas? ¿Cuál es tu puesto actual? 

Me llamo Javier Inchaurza, ingeniero industrial, y estoy oficialmente retirado.


¿Cuánto tiempo llevas trabajando en el sector del ascensor?

Comencé el año 1972 a trabajar en la industria del ascensor y he continuado en el sector hasta finales del 2014, que me jubilé.


¿Cuál ha sido tu recorrido?

Inicialmente entré a trabajar en Orona S. Coop, como Director Técnico, hasta aproximadamente el año 1994. Después pasé a la firma Lopla en Madrid, que al poco se convirtió en una unidad más del grupo Wittur, durante unos 7 años.  Los primeros 5 años también como Director Técnico y los 2 últimos a cargo de la gerencia de esta factoría de Madrid.

Nos dedicábamos al diseño y fabricación de todos los componentes metálicos del ascensor, salvo el tema de puertas que se fabricaban en Wittur Zaragoza. También se diseñaban los ascensores completos, con marcado CE, incluyendo el sistema de maniobra de fabricantes eléctricos con los que se tenían acuerdos. El destino de estos aparatos era tanto el mercado nacional como el de exportación.

Después de esta etapa me incorporé a la empresa Muguerza S.A, dedicada a la instalación y mantenimiento de ascensores, en el puesto de director técnico, hasta el momento de mi jubilación.


¿Cuál es tu valoración de la evolución tecnológica del sector del ascensor en los últimos años?

En este largo período de tiempo la evolución tecnológica ha sido brutal, sobre todo desde el punto de vista de la seguridad tanto para los usuarios como los trabajadores, pasando de un entorno electromecánico, con diseños simples suficientes para las exigencias reglamentarias de la época y fabricados con medios productivos limitados hasta la época actual, con unas exigencias reglamentarias muy fuertes, procesos y medios de fabricación modernos y con componentes totalmente evolucionados gracias, sobre todo,  a la eclosión de la electrónica y de los sistemas de comunicación.


¿Qué es lo que más valoras en un ascensor desde tu punto de vista?

Sin lugar a dudas la seguridad del propio ascensor y de su entorno y su fiabilidad.


¿Cuáles son los mayores problemas que te has encontrado a la hora de encajar un ascensor en un edificio? 

Actualmente, en edificios de nueva construcción, con toda la normalización que hay tanto de equipos como de huecos de ascensor, no hay mayor problema.

Antes, como la estandarización en la construcción era precaria, se estaba obligado a fabricar el ascensor a medida en función del espacio práctico disponible que te encontrabas en el edificio.

Hoy en día para estos edificios, cuando se requiere su sustitución o adaptación y en los que incluso no tienen ascensor, ligado al tema de eliminación de barreras arquitectónicas, donde se requieren unos tamaños mínimos de cabina, con unas dimensiones de puertas y accesos diáfanos a las mismas, se requieren componentes adecuados al problema de las faltas de espacio.


Este problema de falta de espacio hace muchas veces necesaria la actuación sobre elementos del edificio para conseguir los volúmenes y accesos necesarios para compatibilizar el ascensor con las exigencias de los requisitos de accesibilidad.



¿Te has encontrado con situaciones donde es necesario un ascensor pequeño, un foso reducido, o una huída reducida?

Cuando se trata de la instalación o sustitución de un ascensor en un edificio existente, el primer análisis es ver si las dimensiones del recinto son adecuadas a las dimensiones de cabina requeridas. En caso contrario, si el edificio lo permite, se trataría de ganar el espacio necesario y se actuaría sobre las escaleras, rellanos, etc., para lograr este fin.

Si el edificio no lo permite y/o el aspecto económico es relevante, se puede acabar colocando un ascensor pequeño que, aunque no cumpla con todos los requisitos de accesibilidad, facilita el acceso a los distintos niveles de viviendas por otro medio que no sea la escalera.

En este contexto, sobre todo si se quiere adecuar el acceso directo al ascensor desde el nivel de calle, es muy frecuente bajar el nivel “0” de parada existente al nuevo a nivel de calle.

Por inconvenientes estructurales del edificio o por no disponibilidad de volúmenes de propiedad particular, muchas veces no es posible descender, en la cuantía adecuada el nivel del nuevo foso de ascensor por lo que la creación de un foso reducido es totalmente necesario.

En este caso es necesario ubicar, en un volumen reducido, todos los elementos del ascensor que están por debajo del suelo de la cabina teniendo en cuenta que la altura de foso disponible puede suponer, en algún caso, no más de 200 mm.

Hay que considerar que los nuevos elementos de foso y la maniobra asociada a los mismos tienen que presentar una seguridad equivalente, para los usuarios y personal de mantenimiento, a las exigidas a un foso de altura reglamentaria.

Lo mismo sucede y se exige para las huidas reducidas, pero teniendo en cuenta que las exigencias dimensionales no son tan críticas como en el caso del foso y que además si viene al caso, la necesidad de ganar altura en el último piso es mucho menos complicada, la problemática de la huida reducida se presenta con mucha menor frecuencia que en el caso del foso reducido.


¿Cuál crees que será la tendencia a nivel tecnológico del sector de elevación/construcción en los próximos diez años?

Con toda la evolución en curso en los campos de nuevos materiales, de la electrónica y de las comunicaciones creo que la evolución puede ir en el uso de nuevos materiales para  reducir el peso de los componentes y usar nuevos componentes de suspensión lo que, unido al desarrollo de  nuevas máquinas de tracción en conjunción con  la electrónica de potencia de manera hace que se puedan tener sistemas más eficientes energéticamente, con menores necesidades de espacio y funcionamiento más confortable del ascensor.

Todo lo anterior puede ir unido a funcionamientos eléctricos regenerativos, a sistemas de acumuladores de energía potentes empleando nuevos materiales y a sistemas de energía solar interconectados con lo que se pueden conseguir ascensores, para edificios residenciales, que funcionen de manera casi independiente de la red eléctrica convencional.

La otra tendencia, teniendo en cuenta los márgenes de rentabilidad cada vez más reducidos y que las empresas de mantenimiento están obligadas a dar un servicio que garantice la seguridad y fiabilidad de los ascensores en todo tiempo, será la de potenciar la comunicación del ascensor con un centro de control de la compañía de manera que, mediante la potenciación de estas comunicaciones y el establecimiento de los sensores necesarios en el ascensor, se pueda minimizar la presencia física directa del operario en la instalación, tanto para labores de mantenimiento como otras de servicio a los clientes, con el correspondiente ahorro de costos.


Si tuvieras dinero para invertir en el sector, ¿en el desarrollo de qué tipo de producto/negocio invertirías?

Personalmente invertiría en el replanteamiento del conjunto tracción/suspensión en aras de la miniaturización de los componentes, un comportamiento energético más eficiente y más independiente de la energía tradicional


Muchas gracias y nos vemos en el foso!

COMPARTIR

PRÓXIMA NOTICIA

Entrevista a Unai Lazkano

VER MÁS

POLÍTICA DE PRIVACIDAD

En OKATT, somos conscientes del valor que tiene para usted su privacidad. Por ello, sólo requerimos algún dato personal —como su nombre o su e-mail— cuando es estrictamente necesario para facilitarle la información, productos o servicios que nos solicita o para ponernos en contacto con usted. En tal caso, le comunicaremos que vamos a guardar esos datos y la finalidad de esa recogida antes de que usted nos los envíe.

No tiene obligación de proporcionarnos todos los datos que le solicitamos; sólo los estrictamente imprescindibles para poder proporcionarle lo que desea o ponernos en contacto con usted. Se los indicaremos con un asterisco (*), y en ningún caso el hecho de que no proporcione los datos no obligatorios supondrá que usted va a recibir un servicio de menor calidad.

Los datos personales que nos facilite serán almacenados en uno o varios ficheros que nos permitirán un tratamiento automatizado de los mismos y, por tanto, una mayor agilidad a la hora de prestarle nuestros servicios. En función del tipo de datos que contienen, los ficheros están registrados con su nivel de protección correspondiente en la Agencia de Protección de Datos.

Si usted nos ha proporcionado datos personales en algún momento, puede ejercer cuando desee los derechos de oposición, acceso, rectificación y cancelación previstos en la Ley de Protección de Datos, escribiéndonos un e-mail a okatt@agui.com o una carta a

TALLERES AGUI, S.A.

Paseo de Ergobia, 25 Apto 79
E-20115 Astigarraga
Gipuzkoa (España)

Tel.: +34 943 335 811
Fax: +34 943 552 066

Cesión de datos a otras empresas

Si para proporcionarle la información, productos o servicios que usted nos requiera tuviéramos que recurrir a otras empresas (Correos o una empresa de mensajería o transportes, por ejemplo), sólo se les proporcionará la información estrictamente imprescindible para que realicen su cometido y se les prohíbe utilizar esa información con ninguna otra finalidad.

Identificación del ordenador. Cookies.

Para que el sitio web funcione óptimamente, a veces es necesario obtener diversa información del ordenador que accede a ella o identificarlo. Por ejemplo, para poder contabilizar las visitas que recibe el sitio, para saber qué tipo de navegador utiliza cada usuario o para evitar que el usuario tenga que seleccionar el idioma en el que desea que se le muestre la web cada vez que accede a ella. En ningún caso esa identificación nos proporciona información personal sobre usted o nos permite conocer el contenido de su ordenador.

Para la identificación mencionada, habitualmente se utilizan unos ficheros de texto llamados “cookies” que se almacenan temporalmente en su ordenador. Son absolutamente inocuos y tienen un tamaño muy pequeño. El sitio web consulta las “cookies” automáticamente cuando usted accede a él, y gracias a ello puede mostrarle el contenido en el idioma que seleccionó anteriormente, ofrecerle contenidos específicos en función de elecciones anteriores, permitirle el acceso a zonas reservadas o almacenar los productos que usted ha seleccionado en caso de que exista un sistema de compra con “carrito” o “cesta”, entre otras muchas funciones posibles.

Usted puede configurar su navegador de Internet para que no acepte cookies, pero en ese caso es posible que no pueda utilizar todas las funcionalidades que le ofrece el sitio web.

Actualización de esta declaración

Es posible que en algún momento tengamos que realizar cambios en nuestra Política de Privacidad para adaptarla a las leyes vigentes en cada momento. Por ello, le recomendamos que acceda a esta página cada vez que vaya a remitirnos datos personales.